Posdata, Quijote

posted in: Lecturas | 0

Cuando le contaba al Negro del frío de Winnipeg o de los osos hambrientos de Sudbury me decía, “qué boludo, qué hacés ahí, por qué no volvés y te dejás de joder”. Yo me aconsejaba lo mismo cuando quemaban las …

Continuar leyendo

Vuelta de hoja

posted in: Lecturas | 0

Un acontecimiento insólito de hace poco más de veinte años fue que me contrataran para enseñar literatura peninsular medieval y del siglo de oro en la Universidad Wilfrid Laurier.

Continuar leyendo

100 Años

posted in: Lecturas | 0

Leer a Horacio González puede ser una señal de identidad para quienes siguen el consejo de Borges acerca del lector hedónico: leer por la sola fruición de hacerlo. Por eso perseguimos con afán sus notas y reportajes por Página 12, …

Continuar leyendo

Un lector

posted in: Lecturas | 0

La mañana del 7 de abril nos informaron de su fallecimiento. Si coreáramos hasta la victoria siempre nos habría dedicado una sonrisita canchera. Celebramos su vida. …

Continuar leyendo

Una lectura straussiana del film “Pantera Negra”

posted in: Lecturas | 0

Esperábamos una película como Pantera Negra, pero Pantera Negra no era la película que esperábamos[i]. La primera señal de ambigüedad es el hecho de que el film fue recibido con entusiasmo por todo el espectro político: desde los partisanos de la emancipación negra que observan el primer acto afirmativo de Hollywood sobre el poder negro, los progresistas que simpatizan con sus razonables soluciones  – educación y apoyo, no lucha – hasta algunos representantes de la derecha alternativa que reconocen en el saludo del film – “Wakanda forever “– otra versión del “Estados Unidos primero” de Donald Trump (a propósito, esto es por lo que Mugabe, antes de perder el poder, también dijo amables palabras sobre el presidente norteamericano)…

Continuar leyendo

Memoria caballar fallida

posted in: Lecturas | 0

Leía Tomar las armas (2016) de Horacio González, cuando de repente se me sacudió la lectura por la mención del narrador de la novela del caballo Pherénikos. No sabía de él – raro – así que verifiqué que, más o menos milenio y medio atrás, fue pingo famoso. Por esas asociaciones que uno atribuye a la distracción, me volé a un restaurante japonés de Toronto llamado Ramen Isshin al que hace poco visitamos con mi pareja invitados por un matrimonio joven y progresista oriundo de Estados Unidos.

Continuar leyendo